• Categorías
  • 06/02/2022

    ¿Durará la Primavera hasta el Invierno?

     

     

    “¡Oh, qué maravilla!

    Cuántas criaturas bellas hay aquí.

    Cuán bella es la humanidad.

    Oh, mundo feliz,

    En el que vive gente así.”

    La Tempestad, William Shakespeare.

     

    “Pero yo no quiero la comodidad. Quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el peligro verdadero, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado”.

    Un mundo Feliz, Aldoux Huxley. 1931.

     

    Por primera vez en la historia, una especie en la Tierra ha desarrollado la capacidad de ser consciente de su existencia, de modificar el entorno a su favor, y hasta de ser capaz de modificar su esencia, al menos desde el punto de vista biológico, al poder alterar el ADN.

    La tecnología es imparable.

    En general, se acepta que las innovaciones tanto en biología, como en computación y manufactura siguen una línea de crecimiento tal que su desarrollo se acelera cada vez más.

     

    Los avances en tratamientos y en suplementación pronto harán que vivamos más de 100 años (con el permiso del Coronavirus o algún Cisne Negro que nos extinga antes, claro está).

     

    La longevidad es un objetivo a alcanzar, pues nuestro más preciado bien es el Tiempo. Quién lo diría, tanto que lo malgastamos viendo programas de televisión absurdos o contemplando el narcisismo ajeno en las redes sociales.

    Porque estamos dispuestos a malgastar horas de nuestro tiempo comparando posibles compras para ahorrarnos unos euros, para conseguir cosas que no necesitamos y que puede que nos hagan perder aún más tiempo.

     

    A medida que envejezcamos y empiecen a salir los achaques, pronto gastaremos toda nuestra fortuna en conseguir un poco más de tiempo, un poco más de salud, aquellos que derrochábamos solo unos años antes.

    Bueno, la ciencia no nos hará eternos (¿?), pero nos puede conseguir una “prórroga”: un aumento de la esperanza de vida asociado a un aumento de nuestra calidad de vida: una “vitalidad prolongada”, una Primavera que se prolongue hasta el Invierno.

     

    Pero, al final, siempre nos queda enfrentarnos a la Gran Pregunta y Vivir haciendo que merezca la pena.

    --------------------
    Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
    ¿Qué te deparará el destino?