La mayoría de mis pacientes son jóvenes, al menos de espíritu, y disfrutan moviéndose y jugando con sus amigos y familia, y se sienten realizados haciendo deporte. De hecho, mi misión es que vuelvan a hacerlo tras recuperarse de lesiones o aliviar las dolencias que les impiden hacerlo.

Entre las preguntas más frecuentes que me hacen son:

¿Qué actividades físicas debemos practicar si queremos estar sanos y vivir más y mejor? ¿Cuáles están desaconsejadas? ¿Se puede prevenir la artrosis con ejercicios? . Y ,si estamos operados, ¿podemos volver a realizar nuestgro deporte favorito?


La artrosis es el deterioro de las articulaciones, que se vuelven rígidas y dolorosas con las lesiones y el paso del tiempo. Pues bien: si nos preguntáramos qué actividad está recomendada para prevenir la artrosis (deporte como actividad saludable, como actividad saludable recomendada), serían beneficiosas para las articulaciones aquellas en las que se realiza movilidad sin impacto excesivo: sobre todo serían «saludables» para el cartílago andar a paso ligero y sobre todo la marcha nórdica con bastones,
http://www.drluisgallego.com/?p=606 , practicar   yoga o pilates, la natación con gafas y tubo para no dañar la columna cervical y la bicicleta. Esto es así por que los impactos dañan el cartílago, que es la capa suave y elástica que cubre a los huesos en las articulaciones y que permite un roce suave entre los huesos y amortigua la transmisión de cargas. El cartílago tiene una capacidad de curación muy limitada, por lo que si se daña es difícil de recuperar; en cambio, la movilidad sin impacto hace que la lubricación y la nutrición del cartílago se mejoren. Además, estos ejercicios aumentan la movilidad de las articulaciones, previniendo la rigidez

 Otras consideraciones son que, desde el punto de vista cardiovascular, siempre hay que evitar el sedentarismo, lo que haría recomendable cualquier tipo de deporte frente a la inactividad, pues las enfermedades que tenemos en la sociedad actual (diabetes, hipertensión arterial, obesidad…) son mucho más peligrosas que las derivadas de las lesiones, salvo en la práctica de actividades de riesgo extremo. En este aspecto en especial se recomiendan ejercicios interválicos funcionales combinando alta/baja intensidad, (como el Tabata, por ejemplo).

Pero no solo se deteriora el sistema músculo-esquelético y el cardiovascular y metabólico: todos conocemos tristes casos en los que personas por lo demás sanas desarrollan demencia y alteraciones neurológicas degenerativas y ven truncadas sus vidas; para la prevención del deterioro neurológico, son recomendadas actividades que precisen rápidos cambios adaptativos del sistema nervioso (hay un interesante artículo en el que se sugiere que el tenis es uno de los depotes que más alargan la esperanza de vida, hasta 10 años, debido a que obliga a realizar estos cambios ): https://www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2018/09/18/5b9a498222601d86328b465e.html

Además, los ejercicios isométricos-excéntricos con cargas de peso, como los ejercicios con pesas o con el propio peso corporalson los que aumentan más la masa muscular y la densidad ósea y previenen la osteoporosis (fragilidad ósea) y, por tanto, las fracturas. (Las fracturas osteoporóticas, sobre todo de cadera, tienen alta morbi-mortalidad, y se relacionan tanto con la pérdida del control corporal que producen caídas por falta de control corporal por el deterioro neurológico, como con la fragilidad ósea).

Recientemente, además, se están empezando a utilizar conceptos como los de la «salud mitocondrial de las células musculares» (Si están interesados en el tema, pueden consultar este enlace: http://www.drluisgallego.com/?p=934 )

Por otra parte, los pacientes que han sido intervenidos de una articulación necesitan saber si podrán realizar su actividad preferida después de operarse (deporte como actividad de ocio). En el caso de haberse sometido a cirugía artroscópica para reparar meniscos, cartílago , ligamentos o cápsula, o en cirugía reparadora de tendones, tras la recuperación adecuada con ayuda de la fisioterapia el paciente debería poder realizar la actividad deportiva que practicaba previamente, salvo excepciones.

En el caso de haberse operado de una prótesis ( se recambia una articulación del cuerpo por una mecánica de metal y materiales plásticos), en cambio, la situación de diferente, pues las prótesis se deterioran con los impactos.

Por tanto, en cuanto a la actividad física tras operarse de una prótesis habría que tener en cuenta lo siguiente:

-Antes de este siglo, a los paciente intervenidos de prótesis no se les recomendaba actividad física para no deteriorar el implante. A partir del año 2000, se ha incrementado tanto la actividad deportiva en la población general como también el número de intervendiones de artroplastias.

-A partir de las noticias en los medios de comunicación de intervenciones exitosas como  la operación del famoso golfista  Jack Nicklaus en 1999 (recientemente se ha intervenido de cadera el tenista Andy Murray) los pacientes demandan volver a realizar actividades deportivas que practicaban previamente.

-En general, las actividades sin impacto suelen ser beneficiosas, pero en las que hay carga con impacto (correr, saltar), o con riesgo de colisión se desaconsejan. Ser ha publicado un estudio (Clifford, 2005) donde se clasifican los deportes según el riesgo que producen tras una intervención de prótesis: se aconsejan actividades con bajo impacto como montar en bicicleta (estática), realziar ejercicios calisténicos, nadar, jugar al golf, andar o bailar; se permiten actividades de impacto moderado como remar, ejercicios isométricos con pesas, navegar, esquí de fondo, ciclismo o esquí y se desaconsejan actividades de impacto alto como fútbol, halterofilia, crossfit, artes marciales, carrera, tenis y baloncesto.

-También hay que tener en cuenta qué nivel de dominio de la actividad en cuestión se tenía antes de la intervención. Muchas actividades de impacto medio como el esquí, por ejemplo, se permiten e incluso se recomiendan tras una intervención de una prótesis si el paciente lo realizaba previamente pero no se aconseja en pacientes que no tuvieran experiencia previa.

El futuro es prometedor: los avances de las técnicas quirúrgicas y de los implantes permiten ir ampliando las actividades permitidas a los pacientes: actualmente ya estamos consiguiendo aplicar tratamientos  biológicos con infiltraciones y cirugía mínimamente invasiva de forma que se evita o se retrasa la necesidad de implantar una prótesis, y se fabrican prótesis con mejores biomateriales, adaptadas a cada paciente, más resistentes y duraderas, lo que permitirán realizar mayor número de actividades y de forma más intensa.

  1. Bibliografía:

    1.Burroughs, P.L., Gearen, P.F., Petty, W.R., Wright, T.W. Shoulder arthroplasty in the young patient. J Arthroplasty. 2003;18:792–798

  2. Keener, J.D., Callaghan, J.J., Goetz, D.D., Pederson, D.R., Sullivan, P.M., Johnston, R.C. Twenty-five year results after Charnley total hip arthroplasty in patients less than fifty years old. J Bone Joint Surg. 2003;85-A:1066–1072

  3. Pennington, D.W., Swienckowski, J.J., Lutes, W.B., Drake, G.N. Unicompartmental knee arthroplasty in patients sixty years of age or younger. J Bone Joint Surg. 2003;85-A:1968–1973

  4. Gidwani, S., Tauro, B., Whitehouse, S., Newman, J.H. Do patients need to earn total knee arthroplasty?. J Arthroplasty. 2003;18:199–203

  5. Felson, D.T. Epidemiology of hip and knee osteoarthritis. Epidemiol Rev. 1988;10:1–28

  6. Garrick, J.G., Requa, R.K. Sports fitness activities: the negative consequences. J Am Acad Orthop Surg. 2003;11:439–443

  7. Ashe, M.C., Khan, K.M. Exercise prescription. J Am Acad Orthop Surg. 2004;12:21–27

  8. Harris, W.H. Osteolysis and particle disease in hip replacement: a review. Acta Orthop Scand. 1994;65:113–123

  9. Chew, F.S., Lev, M.H. Polyethylene osteolysis. Am J Roentgenol. 1992;159:1254–1257

  10. Muratoglu, O.K., Greenbaum, E.S., Bragdon, C.R., Jasty, M., Freiberg, A.A., Harris, W.M. Surface analysis of early retrieved acetabular polyethylene liners: a comparison of conventional and highly crosslinked polyethylenes. J Arthroplasty. 2004;19:68–77

  11. Weeden, S.H., Paprosky, W.G., Bowling, J. The early dislocation rate in primary total hip arthroplasty following the posterior approach with posterior soft tissue repair. J Arthroplasty. 2003;18:709–713

  12. Pellici, P.M., Bostrom, M., Poss, R. Posterior approach to total hip replacement using enhanced posterior soft tissue repair. Clin Orthop. 1998;355:224–228

  13. Ranawat, C.S., Padgett, D.E., Ohashi, Y. Total knee arthroplasty for patients younger than 55. Clin Orthop. 1989;248:27–33

  14. Stewart, T.D., Tipper, J.L., Streicher, R.M., Ingham, E., Fisher, J. Severe wear and fracture of zirconia heads against alumina inserts in hip simulator studies with microseparation. J Arthroplasty. 2003;18:726–734

  15. Amstutz, H.C., Beavle, P.E., Dorey, F.U. et al, Metal-on-metal hybrid surface arthroplasty: two to six year follow-up study. J Bone Joint Surg. 2004;86-A:28–39

  16. Silva, M., Lee, K.H., Heisel, C., Dela Rosa, M.A., Schmalzried, T.P. The biomechanical results of total hip resurfacing arthroplasty. J Bone Joint Surg. 2004;86-A:40–46

  17. DiGioia, A.M., Plakseychuk, A.Y., Levison, T.J. et al, Mini-incision technique for total hip arthroplasty with navigation. J Arthroplasty. 2003;18:123–128

  18. Akisue, T., Yamaguchi, M., Bauer, T.W. et al, “Backside” polyethylene deformation in total knee arthroplasty. J Arthroplasty. 2003;18:784–791

  19. Malhotra, R. Results of rotating-platform low-contact stress knee prosthesis. J Arthroplasty. 2003;18:1016–1022

  20. Oakeshott, R., Stiehl, J.B., Komistek, R.A. et al, Kinematic analysis of a posterior cruciate retaining mobile bearing total knee arthroplasty. J Arthroplasty. 2003;18:1029–1037

  21. Collis, D.K. Degenerative diseases and golf. in: The neck, shoulder and upper extremities in sports (and special golf panel). Postgraduate Course of the American Academy of Orthopaedic Surgeons, Eugene (OR); July 1974:78–87

  22. Mallon, W.J. Total joint replacement and golf. in: J.R. McCarroll, C.S. Stover, W.J. Mallon (Eds.) Medical aspects of golf. FA Davis, Philadelphia; 1992:85–94

  23. Anderson, T., Montgomery, F., Carlsson, A. Uncemented STAR total ankle prosthesis. Three to eight year follow-up of fifty-one consecutive ankles. J Bone Joint Surg. 2003;85-A:1321–1329

  24. Mallon, W.J., Liebelt, R.A., Mason, J.B. Total joint replacement and golf. Clin Sports Med. 1996;15:179–190

  25. Vail, T.P., Mallon, W.J., Liebelt, R.A. Athletic activities after joint arthroplasty. Sports Med Arthroscopy Rev. 1996;4:298–305

  26. Mallon, W.J., Vail, T.P. Sport after total joint arthroplasty. in: N. Maffulli, K.-M. Chan, R. Macdonald, R.M. Malina, A.Q. Parker (Eds.) Sports medicine for specific ages and abilities. Churchill Livingstone, Edinburgh; 2001:307–314

  27. Andriacchi, T.P., Galante, J.O., Fermier, R.W. The influence of total knee arthroplasty design on walking and stair climbing. J Bone Joint Surg. 1982;64-B:1328–1335

  28. Dubs, L., Gschwend, N., Munzinger, U. et al, Sport after total hip arthroplasty. Arch Orthop Traumat Surg. 1983;101:161–169

  29. Kilgus, D.J., Dorey, F.J., Finerman, G.A.M., Amstutz, H.C. Patient activity, sports participation, and impact loading on the durability of cemented total hip replacements. Clin Orthop. 1991;269:25–31

  30. McGrory, B.J., Stuart, M.J., Sim, F.H. Participation in sports after hip and knee arthroplasty: review of the literature and survey of surgeon preferences. Mayo Clin Proc. 1995;70:342–348

  31. MacNicol, M.F., McHardy, R., Chalmers, J. Exercise testing before and after hip arthroplasty. J Bone Joint Surg. 1980;62-B:326–331

  32. Mallon, W.J., Callaghan, J.J. Total hip replacement in active golfers. J Arthroplasty. 1992;7:339–346

  33. Mallon, W.J., Callaghan, J.J. Total knee participation in active golfers. J Arthroplasty. 1993;8:299–306

  34. Minns, R.J., Crawford, R.J., Porter, M.L., Hardinge, K. Muscle strength following total hip arthroplasty: a comparison of trochanteric osteotomy and the direct lateral approach. J Arthroplasty. 1993;8:625–627

  35. Ritter, M.A., Meding, J.B. Total hip arthroplasty: can the patient play sports again?. Orthopaedics. 1987;10:1447–1452

  36. Stiehl, J.B., deAndrade, J.R. Activities after replacement of the hip and knee. Orthopaedics. 1995;1:32–33

  37. Visuri, T., Nonkanen, R. Total hip replacment: its influence on spontaneous recreation exercise habits. Arch Phys Med Rehabil. 1980;61:325–328

  38. White, J. No more bump and grind. Phys Sportsmed. 1992;20:223–228